Daniel Bensaïd – More messages from the world

Britain

London meeting to celebrate Daniel Bensaïd’s life and work

Activist-academics Gilbert Achcar, Stathis Kouvelakis and Alex
Callinicos are among the speakers invited to address the memorial
meeting for Daniel Bensaïd. The gathering on Tuesday 9 February will
celebrate the life of France’s most famous Marxist intellectual, who
played a global role in leading the Fourth International and
influencing a wide range of other Marxists. The meeting will start at
7.30pm in the University of London Union on Malet Street, WC1H.

For more information about the memorial meetings, or to send messages
to them, please email bensaid.memorial ecosocialism.org.

Paris meeting
Tribute in the Mutalité in Paris on Sunday 24th January from 2.30pm to
6pm.


USA

The death of Daniel Bensaïd, a leader of the radical left in France and a prolific Marxist theoretician, is a great loss to the international struggle for a world beyond capitalism. As a radical publisher based in the United States, we take inspiration from Daniel Bensaïd’s prolific and highly creative contribution as a philosopher and political strategist.

We have had the great fortune of having some of Daniel Bensaïd’s work available in English over the years. His capacity to imaginatively renew the Marxist tradition, a gift which must have helped guide his leadership in the great revolt of 1968, as well as through his many years as a leader in the Ligue Communiste Révolutionnaire (LCR) and the recently formed New Anti-Capitalist Party (NPA), shine through in these texts. Books such as Marx For Our Times: Adventures and Misadventures of a Critique, as well as Bensaïd’s many timely interventions and reflections published regularly at International Viewpoint, are informed by a rigorous critical engagement with diverse philosophical and political trends, while remaining firmly grounded in the revolutionary, internationalist tradition that American socialist Hal Draper called “socialism from below.”

Discussing contemporary Marxist theory in the 2002 preface to the English edition of Marx For Our Times, Bensaïd wrote perspicaciously that, “No doubt the molecular labor of theory is less visible than it was previously. It has no master-thinkers comparable in renown to the old ones. It is also wanting in dialogue with a political project capable of assembling and combining energies. But it is probably deeper, freer, and more secular. And hence rich in future promise.” Daniel Bensaïd’s life demonstrates the vitality and relevance of Marxism for our times, and our collective future will be the richer for it.

Haymarket Books


This is really crushing and I can only recall what Sartre said about the death of
Camus: "Rarely have the qualities of a work and the conditions of the historical
moment so clearly required that a writer live." I never met Daniel but he was one
of the brightest stars of my hope.

Mike Davis


Daniel Bensaid’s death is a very sad moment for us in the International Socialist Organization, as we know it is to his family, friends and comrades around the world. We want to join with the many other voices to express our feeling of loss and to convey our heartfelt condolences.

For more than four decades, Daniel fought tirelessly for the transformation of capitalist society and was an educator and inspiration to new generations of revolutionaries.

Daniel will, of course, be remembered in part by the considerable volume of writing that he produced over the years. And, in the best traditions of our movement, will be remembered as an activist and fighter. His role and dedication to help found the NPA is a testament to this fact.

We want to join you in celebrating Daniel’s life—and to do our utmost to continuing the project he dedicated his life to.

International Socialist Organization, USA


Pierre

Please accept my deepest sympathy and solidarity. I had an opportunity to pick up a copy of his Marx for Our times book. I hope I can get the opportunity to read much more in English in the future.

Mike Treen
National Director, Unite Union (New Zeland)


Yes, Pierre, indeed terrible news about Daniel. Yesterday’s Globe and Mail
carried an obituary by Tariq Ali, the same piece he wrote for the British
Guardian. Please give our condolences to the comrades. Our only
acquaintance with Daniel was from our time in London when he was in his very
early twenties and he was part of the team building the L.C.R. His death,
when he had so much to give, is a tragic loss for our movement.

Ernie (Ernest Tate), Canada


Daniel Bensaid

We grieve with you over the passing of a such a clear beacon for Marxism not only in France but throughout the world, for all of us.

We will “carry on fighting” and work hard to build popular resistance and I am sure his many writings will propel forward his intentions far into the future.

Please feel our deepest sympathies and comradely condolences in this time of loss and grief.

Please also see our flyer and sign attached.

Warmest regards and solidarity in this time of sadness,
Hyewon (Korea)


Dear Pierre,

Thanks for the mail. I was rather shocked with the sudden death of Daniel,
as I didn’t know about his personal health. I remember him when I was in Paris last year.

Anyway, I’d like to express my condolence for his untimely death,
and I had wanted to have a chance to talk with him over different issues, but I miss it for good.

Won


We were very saddened to hear of the death of Daniel Bensaid. We can all learn from his commitment to anticapitalism and Marxism. For over four decades Daniel organised and built revolutionary organisation aiming to replace the murderous capitalist system with one fit for humans to live in.

His writings were imaginative and adapted to the needs of our times. We extend our condolences to his family and friends, to the members and supporters of the NPA and the Fourth International.

Andrzej Żebrowski
for Workers’ Democracy - Poland
(Pracownicza Demokracja)


Dear comrades,

we are expressing our deep sorrow for the loss of the comrade Daniel Bensaïd, one of the greatest theorists and leaders of the revolutionary Left internationally. His death leaves us poorer, but his heritage is rich enough to inspire and guide us for the struggle for socialist revolution and human emancipation.

Revolutionary greetings,
the Central Body of KOKKINO (Greece).


Dear comrades of FI & NPA

It is with great sadness that we learned of the passing of Daniel Bensaid. From him and his comrades we were able to learn so much. His contributions, both political and theoretical, have been very valuable, not just in France and Europe, but across the globe. We were hoping, as one of the great political generation of 1968 rebellion Trotskyists, he would be able to continue offering innovative, creative, non-sectarian, non-dogmatic and contemporary interpretations of revolutionary Marxism, inoculated against both social-liberalism and Stalinism, for the revolts around the world of the 21st century, marked as never before by the alternatives of anti-capitalist transformation or environmental catastrophe and barbarism. His works will be read and continue to give leadership and inspiration to comrades around the world. His un-timely death reminds us to redouble the struggle against HIV and for health for all.

Ken Davies
for Australian supporters of FI


Mexique
Edgar Sánchez
— Compañeros del Partido Revolucionario de los (y las) Trabajadores
:

Nos enteramos del fallecimiento -este 12 de enero- del compañero Daniel Bensaid, dirigente del Secretaríado Unificado Cuarta Internacional y del Nuevo Partido Anticapitalista de Francia.

Para nosotros, Bensaid fue un destacado militante intelectual marxista que formó parte el movimiento trotskista internacional, y es una pérdida que lamentamos, más allá de las diferencias que existan entre nuestra organización (simpatizante de la Fracción-Trotskista Estrategia Internacional), y las que agrupa el SUCU.


Por lo que expresamos nuestras condolencias a los compañeros, familiares, y amigos del compañero Bensaid.

Por la Liga de los Trabajadores por el Socialismo (LTS)

Mario Caballero


Daniel Bensaid, un referente político e intelectual de la “izquierda de la izquierda”

Jaime Pastor

Afectado por una larga enfermedad que se había agravado en los últimos tiempos, Daniel Bensaid, nacido en Toulouse el 25 de marzo de 1946, ha muerto este 12 de enero en París. Desaparece así una de las figuras más representativas de una generación política y contracultural que emergió a comienzos de los años 60 del pasado siglo en Francia y en todo el mundo, asumiendo en su caso un protagonismo político y personal en el Mayo del 68 francés (cuando, ya como miembro de las Juventudes Comunistas Revolucionarias, formaba parte del Movimiento 22 de marzo) y siendo cofundador de la Liga Comunista en abril de 1969 (luego, tras su ilegalización por el gobierno francés en 1973, tuvo que añadir “Revolucionaria”), organización vinculada a la Cuarta Internacional, uno de cuyos principales dirigentes fue Ernest Mandel. Fue precisamente poco después de ese mes de abril cuando, en mi condición de refugiado político en Francia, tuve la suerte de conocerle y compartir con él una amistad y un proyecto común nunca abandonados.

Pero Daniel no fue sólo un activista permanente e incansable contra el capitalismo y el estalinismo desde su juventud (incluyendo sus viajes clandestinos a Madrid o Barcelona para apoyar a la izquierda radical en su lucha contra el franquismo) hasta sus últimos días en los Foros Sociales Mundiales y en los más diversos lugares a los que era invitado, o en el Nuevo Partido Anticapitalista. También, desde su formación marxista, acompañó esa labor con una pasión intelectual constante por tratar de comprender el mundo, buscar respuestas frente a todo tipo de injusticias y sentar las bases de un proyecto socialista radicalmente distinto del despotismo burocrático vigente en el mal llamado “socialismo real”. Fruto de ese esfuerzo ha sido la larga lista de obras y artículos que publicó a lo largo de su vida sobre los más variados temas. Desde el libro que escribió con Henri Weber (Mai 68, une répetition générale) en 1969 hasta los más recientes (como Éloge de la politique profane, ya editado en castellano por Península, o Marx, mode d’emploi, muy difundido en el país vecino), pasando por sus reflexiones sobre las “grandezas y miserias de una aventura crítica” en Marx l’intempestif, La discordance des temps o Le pari mélancolique, sus escritos sobre Walter Benjamin, sus aportaciones contra la historiografía revisionista de la Revolución Francesa, sus diálogos con un amplio abanico de pensadores (como con Toni Negri en Un monde à changer, editado en castellano por Los Libros de la Catarata), sus polémicas con los “nouveaux philosophes” o sus propias memorias (La lente impatience) y sus controversias con el sionismo, el legado que nos deja Daniel Bensaïd es enorme. Un bagaje enriquecido también con su labor como profesor en la Universidad París VIII, su dirección de la revista Contretemps o su papel como animador de la asociación Louise Michel, recientemente creada.

Afortunadamente, ni su producción teórica ni su nomadismo militante –que en los últimos años eran cada vez más intensos a pesar de su enfermedad- han sido en balde, ya que no se puede entender fenómenos como la irrupción de nuevas formaciones de la izquierda radical en Francia y en otros países –incluido el español- sin la influencia que personas como Daniel han tenido en una nueva generación política libre ya del “síndrome del muro de Berlín” y convencida de que el capitalismo no es el “fin de la historia” y “otro mundo es posible”. Buen ejemplo de esto fue la publicación de un artículo suyo en la edición de El País del 2 de noviembre pasado con el título “Emerge una nueva izquierda”: allí insistía en que la nueva izquierda europea “o bien se contenta con un papel de contrapeso y presión sobre la izquierda tradicional (...); o bien favorece las luchas y los movimientos sociales para construir pacientemente una nueva representación política de los explotados y oprimidos”. No hace falta decir que él se inclinaba por esta última opción ya que, más que nunca, había que evitar caer en una mera gestión de los asuntos del capital en un momento de crisis sistémica como el actual. Porque sólo mediante un cambio de rumbo hacia “la izquierda de lo posible” se podrá ofrecer una salida frente al capitalismo mediante la socialización de los bienes comunes de la humanidad y del planeta; un horizonte que, en uno de sus últimos artículos y pese a la carga negativa que él reconocía en la palabra “comunismo”, ahora proponía reformular como “eco-comunismo radical”.

El País, 14/1/2009


Bensa vive

Esther Vivas

Todas sabíamos que tarde o temprano llegaría el momento. Ese momento no del adiós sino del hasta luego. Ese pasar de la presencia a la no presencia. Del no ser, aún y estando.

Llegó y llega.

Pero me niego a meter entre paréntesis una fecha de inicio y una de final. Un indicio de que todo empieza y todo acaba. Pero no.

Bensa vive. Vida en cada una de nosotras y nosotros. En la lucha. En la esperanza. En la rebeldía. En la ilusión y la utopía. En esa obstinada y lenta impaciencia. En el hablar, escuchar y recibir. En el respeto a la diferencia. En la convicción y la firmeza.

Quedan militancia y libros y humanidad y cariño.

Y queda el legado que no es ni principio ni fin, sino mientras tanto. Mientras no llega el día en que cambiemos este mundo inútil, inservible, basura.
Mientras esto no suceda, Bensa vive.

La rebeldía nunca muere.


Bensa: una pérdida insubstituible

Andreu Coll

La verdad es que no consigo hacerme a la idea de que Bensa ya no esté entre nosotros. Entre artículo y artículo, entre labor y labor, me asalta la emoción por su ausencia y su recuerdo. Su muerte deja un vacío enorme, un dolor agudo y una melancolía indescriptible. Tanto quienes somos militantes de la IV internacional como quienes pertenecen a otras corrientes del movimiento obrero, así como las gentes que se reconocen en el marxismo, necesitaremos un tiempo para darnos cuenta de la magnitud de esta pérdida. Como decía Miguel Romero en su artículo en Público, quienes queríamos a Daniel Bensaïd nos sentimos irremediablemente solos. La pérdida es demoledora por tres motivos:

porque era un militante revolucionario internacionalista,

porque era un intelectual marxista de una cultura y una curiosidad intelectual vastísimas,

porque era una de las personas más sencillas, amistosas y cálidas que jamás he conocido.

La izquierda y el movimiento obrero tardarán mucho en generar una personalidad que encarne tan bien estas tres cualidades.

No tengo ninguna duda de que quienes han tenido un trato más regular y de más años con Bensaïd deben llevar esto mucho peor que yo. Pero para quienes nos politizamos en este país de mierda entre los escombros del Muro de Berlín y la reacción neoliberal, ante el desprecio y la condescendencia de tantos arrepentidos, entre los vómitos intelectuales del postmodernismo y el pensamiento débil y cuando el marxismo era poco más que un rincón en las librerías de tercera mano o una serie de cenáculos académicos cómodamente instalados en el pesimismo cósmico y en la inoperancia política, descubrir a Bensaïd fue algo muy especial en nuestra formación política.

Pero fue especial porque formaba un todo con la LCR francesa y la IV internacional. Daniel encarnaba lo mejor de nuestra corriente política. Y, desde la muerte de Mandel, era su más insigne embajador en el mundo. Ambos encuentros, con Bensaïd y con la corriente que tan bien representaba, fueron para mí y para un reducidísimo grupo de camaradas poco menos que “salir del armario”.

Lo que hasta entonces eran intuiciones, sentimientos, ideas embrionarias, frustraciones, desconfianzas, deseos, recelos, esperanzas… existía en forma de elaboración teórica, iniciativa política, continuidad militante, relevo generacional, conciencia y experiencia. De mayo del 68 no sólo quedaban los beatniks arrepentidos y los partidos obreros “realistas” que se habían vendido por un plato de lentejas: existía una corriente revolucionaria que había sobrevivido a la debacle impulsando las nuevas luchas y resistencias a la vez que actualizaba su pensamiento y transmitía sus sólidas raíces en la historia del movimiento obrero a una nueva generación militante.

Nosotros crecimos y nos hicimos gracias a la LCR y a Bensaïd.

Con los libros, los artículos y las charlas de Bensa aprendimos a adentrarnos en Marx y el marxismo revolucionario gracias a su enorme claridad, erudición y calidez.

Con la muerte de Daniel se va para siempre una parte de nuestras vidas y de nuestra minúscula historia. De lo que se trata ahora es de seguir siendo fieles a su memoria y a su combate.


Recuerdos de Daniel Bensaïd

Carlos Sevilla Alonso

La primera vez que tuvo contacto personal con el Bensa, de quien había leído una miríada de artículos brillantes en la revista VIENTO SUR, fue en el campamento de jóvenes revolucionarios de la IVª Internacional celebrado en Brioude (Francia) allá por el verano del 2002. Era la época del “ciclo álgido” del movimiento antiglobalización, de la aparición en escena de una nueva generación militante y de la hegemonía en el movimiento de las “ilusiones económicas” (amalgamas de neokeynesianismo y de economías participativas), las “ilusiones políticas” centradas en el Estado como herramienta de cambio social y, sobre todo, de la “ilusiones sociales” de una política sin partidos. En aquel campamento, compartimos ilusiones y esperanzas por el auge del movimiento antiglobalización y por los debates surgidos tras la publicación de Imperio de Antonio Negri y Michael Hardt, la “biblia del movimiento” por aquel entonces. Utilizando una fórmula pedagógica sencilla y eficaz, distante tanto de la pedantería académica como de las vulgatas doctrinarias, nos introdujo en apasionantes debates sobre las clases sociales y las multitudes, el nuevo imperialismo frente al imperio, la orientación estratégica frente al eclipse de la misma.

Poco tiempo después nos volvimos a encontrar en la primera edición del Foro Social Europeo en Florencia en Noviembre del 2002. Con ocasión de un seminario organizado por las redes de colectivos del movimiento estudiantil italiano, y a petición de los compas de Sinistra Critica (por aquel entonces organizados en Rifondazione Comunista), Bensa intervino junto a Marco Bascetta representante de la corriente negrista. Aún conservo las notas de su intervención centrada en el debate sobre el mal llamado “capitalismo cognitivo”, las anticipaciones de Marx en el “Fragmento sobre las máquinas” de los Grundrisse acerca del valor de cambio como “medida miserable” del mundo, y por último, ciertas cuestiones claves en el movimiento de aquella época como la renta básica estudiantil o la necesidad de una coordinación europea de los movimientos. De aquella época conservo también el recuerdo de su acrobática postura, cual funambulista de la pista, en las sillas desde las que pronunciaba sus discursos. Esta época fue también la de mi “encantamiento” definitivo con su obra. En el año siguiente, a partir de la publicación en castellano, de la que a mi modo de ver, es su opus magnum “Marx intempestivo. Grandezas y miserias de una aventura crítica” (ed. Herramienta, 2003), comenzaría a devorar todo aquello que llevase su firma. La rigurosidad en la argumentación, ese estilo de escritura en travesía salpicado de lirismo poético, la conexión de los grandes debates político-filosóficos con el aterrizaje suave en la política práctica, hacían que sentarse a leer al Bensa, bien provisto de marcadores y subrayadores, fuese toda una aventura...del saber. Como lo sigue siendo hoy. Con más razón.

Levantando acta del renacimiento de los “mil y un marxismos” en un momento en el que, a pesar del retroceso del movimiento, el aire volvía a recobrar un tono escarlata en la esfera intelectual, le volví a ver, tras un paréntesis de cinco años, en el seminario internacional Pensare con Marx. Ripensare Marx organizado por el Centro de estudios Livio Maitan en la Universidad de La Sapienza de Roma a principios del 2007. Junto a otros pensadores como André Tosel, Massimiliano Tomba, Maria Turchetto o Eustache Kouvelakis, el Bensa, pronunció una conferencia que llevaba por título “Tiempo histórico y ritmos políticos”, en la cual, a través de una relectura de Marx, Gramsci y Benjamin -los tres autores de referencia del conjunto de su obra-, mostraba la primacía de la política sobre la historia y apostaba por una visión de la política como arte estratégico del presente y de los contratiempos. Señalaba en esta conferencia, la que sería una de sus preocupaciones teóricas fundamentales: la visión de un Marx en ruptura con las filosofías especulativas y deterministas de la historia universal, liberado de providencias divinas, teleologías naturales, odiseas del Espíritu y happy ends garantizados. En esta conferencia también adelantó algunas consideraciones sobre la crisis de las categorías políticas de la modernidad (derecho internacional, soberanía, ciudadanía, pueblo, nación,etc.), reflexiones que posteriormente plasmaría en el fundamental “Elogio de la política profana” (ed. Península, 2009).
Ese mismo año pudimos verle en Madrid de visita fugaz. En casa de su querido camarada y amigo Miguel Romero (Moro) estuvimos varios jóvenes de IA charlando con él de los últimos acontecimientos políticos en Francia, de los magníficos resultados obtenidos por el cartero, Olivier Besancenot (LCR), en la primera vuelta de las elecciones presidenciales. Su tono cercano, su predisposición a debatir pacientemente, su sencillez y calidez, hacían que uno sintiese como la buena compañía, la asociación y la conversación que abarca al conjunto de la sociedad constituyen parte de los pilares básicos de la fraternidad humana.

Al año siguiente, con motivo del 40º aniversario del Mayo del 68, pude verle en el mitin organizado por la LCR en La Mutualité de París. La Mutualité, fue escenario durante el mayo francés, de un mitin organizado por la entonces apenas constituida Jeunesse Communiste Révolutionnaire (JCR) -de la que Bensa fue uno de los principales impulsores- pocos días antes del desencadenamiento de los acontecimientos que convirtieron el Barrio Latino en sede de una nueva Commune. Lejos de repeticiones generales, cuarenta años después y ante una aforo de más de 2500 personas, el Bensa -junto a Alain Krivine y representantes de varias organizaciones de la izquierda anticapitalista europea- alentó contra los discursos dominantes de despolitización del 68 que pretenden reducirlo a un episodio ineluctable de modernización cultural y de las costumbres. Sin tiempo para nostalgias ni melancolías, la tarea del momento, como nos indicaba el Bensa, era apostar por la creación del Nuevo Partido Anticapitalista (NPA), organización a la que consagró sus últimos esfuerzos militantes y una obra titulada “Penser, agir. Pour une gauche anticapitaliste” (ed. Lignes, 2008).
De vuelta a Madrid ese mismo mayo de 2008, tras el subidón sesentayochista parisino, Espacio Alternativo (Izquierda Anticapitalista) organizó un acto conmemorativo del 68. Para esta ocasión contamos con la presencia del Bensa. Esta fue, creo, su última visita a Madrid. Antes de ir para el instituto donde se desarrolló el acto, pude conversar con él apenas unos minutos, mientras preparábamos la logística del acto en el local de Izquierda Anticapitalista, sobre la situación política en Italia, tras el desastre de la gestión de la “izquierda de gobierno” que abrió las puertas, de par en par, al retorno de la fachada extrema del berlusconismo.

Su muerte, el pasado 12 de Enero, me pilló leyendo el prólogo que redactó a una selección de textos de Marx, de rabiosa actualidad, sobre las crisis capitalistas publicados en castellano “Las crisis del capitalismo”(Ed. Sequitur, 2009).

Su muerte nos deja huérfanos a diversas generaciones militantes. A pesar del tremendo desgarro, Bensa sigue ahí, en sus obras, en nuestros recuerdos, en el background de una nueva generación militante.

La mejor reparación posible es, sin duda, el cumplimiento de los objetivos por los que luchó y que no fue capaz de alcanzar.

Bensa still alive


Bensa

Miguel Romero

Amaba la revolución y la vida.

Tenía una ambición de conocimiento insaciable. Del conocimiento que crea desafíos, que intranquiliza, que cuestiona, no el de las vulgatas o las doctrinas.
Le gustaban las palabras nerviosas, activistas, palabras de vigilia como impaciencia, brecha, bifurcación, intempestivo…

Fue marxista por el estudio permanente y por la convicción, abierto y arriesgado, dispuesto a enfrentar los textos clásicos al salto mortal de la realidad.
Fue trotskista de “un cierto trotskismo, sin duda insuficiente, pero no menos necesario para deshacer la amalgama entre estalinismo y comunismo, liberar a los vivos del peso de los muertos y pasar la página de las desilusiones”.

Construyó un pensamiento político original, basado en una cultura enciclopédica, en el que tuvo tanta influencia Lenin como Walter Benjamin.

Cada decenio post-68 protestaba de la obligación de escribir textos conmemorativos que pudieran sonar a añoranza de “ex-combatientes”. Pero siempre fue leal a aquel despertar que mostró la vigencia de las bifurcaciones “a la izquierda de lo posible”.

Fue, por encima de todo, un militante internacionalista. Esa era la fuente de la enorme energía que desplegaba más allá de su frágil salud, escribiendo un libro tras otro, viajando de aquí para allá, siempre a disposición de sus camaradas, antes de la LCR, ahora del NPA.

Tenía una idea cálida, vitalista, fraternal de la militancia. Se sentía a gusto en las distancias cortas, en la convivencia, en el debate con gentes diversas, críticas, inteligentes, como las que le acompañaron en la revista Contretemps.

Probablemente se encontrarán entre sus papeles cuatro cinco libros en marcha, no sé cuantos viajes futuros en su agenda, lecturas pendientes de Sacristán o de Robert Louis Stevenson.

Nos deja irremediablemente solos a quienes le quisimos.

Público, 13/1/2009


Colombia, enero de 2010

Ante la muerte del camarada Daniel Bensaid

Compañeros del Nuevo Partido Anticapitalista

Les hacemos llegar nuestro sentimiento de dolor ante la muerte del camarada Daniel Bensaid, quien desde su vida y obra revoloucionaria, realizó aportes muy valiosos a la comprensión y desarrollo del marxismo. Si bien su vida militante le permitió vivir en forma militante y creativa ascensos revolucionarios trascendentes, su obra cobra mayor trascendencia luego de la caida de la burocracia y el ascenso de los pensamientos únicos del capitalismo mundializado. La tarea teórico política que realizó en años tan díficiles para la vigencia concreta del pensamiento revolucionario, asediado tanto por el postmodernismo senil como por la empiria de los populismos progresistas y mesiánicos, tiene plena vigencia. El paso de los social a lo político, junto con el regreso renovado de la idea del Partido que pueda orientar los nuevo y sui generis procesos revolucionarios, es un debate de plena actualidad; y como ese, muchos más que han sido abordados por la obra de Bensaid.

El Nuevo Partido Anticapitalista es uno de los nuevo sintentos de reconstruir y desarrollar Partidos revolucionarios con capacidad para transformar la realidad profundizando el internacionalismo, experiencia que desde la distancia estamos acompañando, A su creación aportó su parte el compañero y queda en ustedes y en todos los que pudimos aprovechar sus aportes, continuar desenvolviendo ese pensamiento y esa forma de concebir la vida militante y revolucionaria.

Reciban nuestro fraternal y solidario abrazo

Por PRESENTES POR EL SOCIALISMO

Bertina Calderón, Ramiro Arroyave, Estefan Baleta, Fermín Gonzales,


El 18 de enero de 2010 12:30, Partido Revolucionario de los Trabajadores  laneta.apc.org> escribió:

Daniel Bensaid y Hugo Gonzáles Moscoso dejan un vacío muy difícil de llenar

Por Cabe

No estabamos aun repuestos del fallecimiento de Daniel Bensaïd, cuando nos enteramos de la partida de Hugo Gozáles Moscoso. A quienes pasamos de los 50 años de edad, con ellos se nos va parte de nuestra historia de militantes activos de los 60’s, una era que marcó a muchas generaciones hasta nuestros días, y no es una frase vana decir que ellos vivirán para siempre, ¿cómo no vamos a recordarlos?

Como no recordar el Mayo 68 francés que dio la vuelta en las universidades del mundo, donde millones de jóvenes de pronto aprendimos que las utopías, particularmente la utopía socialista, pueden ser el sueño más real que puede pasarle a la humanidad entera. Como no estar de acuerdo con ese grafitti “Prohibido prohibir”, pegado en nuestras mentes con fuerza: como la estampa en un sobre que vuela a un destino diferente.

Como no recordar no por muy agresiva y violenta, aunque no por eso menos ciertamente motivadora, la reflexión de que “el último marrano capitalista será ahorcado con las tripas del último marrano burócrata stalinista”, percibiendo la traición a la voluntad de jóvenes estudiantes y obreros que entonces, 1968, llevaba a cabo el Partido Comunista Francés al claudicar ante un De Gaulle jaqueado por un pais paralizado y aproximándose a los cuarteles americanos en Alemania para pedir la intervención armada imperialista alistada bajo el lema “primero muertos que rojos”.

“Mayo 68: un ensayo general”

Como no recordar que como resultado de ese Mayo histórico, se formó la Liga Comunista Revolucionaria que al incorporarse a la Cuarta Internacional se ponía a la vanguardia de las organizaciones que en el mundo habrán de alistarse en la teoría de la revolución permanente. En esos momentos en que la acción se encuentra con la teoría y viceversa, Daniel Densaïd, alcanzará un rol protagónico de primera línea. Como cuando salió a luz ese formidable libro, que apenas llegó se agotó en una librería de avanzada en el Centro de Lima, “Mayo 68: un ensayo general”, un título que suponía ser la antesala, como 1905 en Rusia, de un nuevo estallido revolucionario que pondría fin al capitalismo.

¿Como era que Bensaïd, un joven de apenas 22 años, metido en las barricadas, se daba tiempo para internalizar los acontecimientos que vivía hasta convertirlos en tesis filosóficas, para no caer en el pragmatismo que desprecia la teoría para consagrar acciones heróicas, llenas de buenas intenciones, pero que por falta de razones y perspectivas terminan empedrando el camino al infierno?

Para transformar el mundo también hay que interpretarlo

Bensaïd, con una larga y prolífica obra llena de reflexiones nos da la respuesta: no se puede ser revolucionario despreciando el conocimiento que da la experiencia, la praxis. Miles de años de estudios e investigaciones llevadas a cabo por la humanidad, hasta abrir el conocimiento a lo que se define como “marxismo”, no pueden ser despreciados por frases vagas y de mal gusto como “la línea correcta”, que durante muchos años y sobre todo en períodos muy críticos, el stalinismo estampó en los labios de miles de militantes, muchos de los cuales cayeron en la lucha por una fe antes que por una convicción.

Los libros de Bensaïd, como los de Michel Löwy, Tarik Alí, Mandel, entre otros, dedicados no sólo a “interpretar el mundo sinó a transformarlo”, han formado varias generaciones de militantes que está dando frutos en la conversión de la Liga Comunista Revolucionaria en el Nuevo Partido Anticapitalista, que hoy se está constituyendo en una especie de foco guerrillero, como lo entendía el Che, para irradiar ideas frescas para el nuevo milenio que, sin renunciar al marxismo original, lo recree con nuevas reflexiones para luchar creativamente contra las trampas ideológicas de los publicistas del capitalismo, por la revolución socialista mundial.

Hugo Gonzáles Moscoso

Es aquí que, recordando esos tiempos del “guerrillero heróico”, surge con fuerza la imagen de ese boliviano internacionalista alto y espigado, de aire bonachón, de apariencia introvertida que, sin embargo, cuando hacía uso de la palabra concitaba una total atención. Hugo Gonzáles Moscoso, fue redactor del Programa de la COB, en 1953. Una síntesis del concepto de programa de transición del capitalismo al socialismo, que se expresa en el capítulo Proletarios y Comunistas, del Manifiesto Comunista, elaborado por Marx y Engels y que fue continuado, 90 años después, por Trotsky en el documento de fundación de la Cuarta Internacional y que precisamente se titula Programa de transición, para perseverar en la continuidad del marxismo revolucionario.

Respondiendo para una entrevista, Gonzales Moscoso, dirá que su incorporación a las luchas sociales, a pesar de provenir de una familia de ganaderos acomodados, se debió a reflexiones filosóficas unidas a la experiencia que lo llevó a manifestarse en contra de los abusos y maltratos que los hacendados cometían contra los campesinos indígenas bolivianos. Esta vivencia lo condujo a graduarse de doctor en Derecho y Ciencias Políticas y Sociales, porque desde muy joven comprendió que no podía acercarse a los trabajadores del campo y la ciudad con “las manos y el cerebro vacíos”. Por ello, para fundamentar mejor sus convicciones realizó actividades político-partidarias con jóvenes estudiantes y obreros

La revolución boliviana de 1952

Joven militante del POR, Partido Obrero Revolucionario, se convierte en un partícipe activo en la revolución boliviana del 9 de abril de 1952, de donde extraerá la experiencia y el conocimiento que lo llevarán a caminar al lado de los trabajadores rumbo al destino que le depara la historia, la revolución socialista. Recordando su participación en aquellos momentos históricos, Gonzáles dirá:

“Se contaba con un ambiente de inestabilidad e ingobernabilidad, el MNR desencadenó su golpe de Estado, pero éste fracasó, dando lugar a la insurrección obrera y popular en la que la militancia del POR junto a sus dirigentes Villegas, Moller y mi persona entre otros participamos en la toma del arsenal y los combates sangrientos de Sopocachi, en la calle Yungas, en la avenida Tejada Sorsano y la avenida Saavedra. La rebelión triunfo ampliamente echando al gobierno rosquero, pero el gobierno se entregó a Hernán Siles Suazo y Víctor Paz Estenssoro”.

“Los poristas lanzaron la consigna de pasar de la Revolución Nacional a la Revolución Proletaria e impulsaron la creación de la COB el 17 de abril. Junto a otros dirigentes fui nombrado delegado a la Asamblea de la COD en representación de los trabajadores de Santa Cruz y me dieron la tarea de redactar el primer programa de principios de la COB planteando el gobierno Obrero Campesino y la marcha al socialismo. Nos declaramos opositores al MNR y movilizamos a las masas por la Nacionalización de las Minas, la Revolución Agraria, la independencia de Bolivia de la opresión imperialista, al mismo tiempo que arremetíamos frente a la contra-revolución burguesa y la F.S.B. influyente en la juventud y la clase media adinerada”.

“Levantamos la bandera de la independencia del gobierno movimientista, hicimos campaña dentro de los rangos sindicales populares con la consigna de la COB al poder y gobierno Obrero Campesino. Por esta actividad revolucionaria, el POR y mi persona fuimos perseguidos, exiliados al Paraguay y la Argentina y encarcelados en el penal de San Pedro de La Paz”.

“Durante los 13 años de gobierno del MNR fuimos víctima de las persecuciones y las torturas del Control Político que jefaturizaba el temible San Román y su ayudante Adhemar Menacho especializados en reprimir a trotskistas”.

Gonzáles Moscoso y el Che Guevara

El MNR con Paz Estenssoro y Siles Suazo, expresión de la pequeña burguesía, son una clara manifestación de que esta clase no es revolucionaria y, por el contrario, cuando toma el poder sólo se convierte en antesala de sangrientos regímenes de derecha. En Bolivia, el MNR entregará al poder a las fuerzas armadas que ellos desde el poder se encargaron de rearmar. En 1964 se produce el golpe militar de René Barrientos e ingresa a la historia de Bolivia el Che Guevara. Cuando la guerrilla del Che es percibida, el POR resuelve apoyar activamente las acciones de la guerrilla convocando a sus militantes y al pueblo boliviano a apoyar al Che.

Gonzales Moscoso será apresado por ese pronunciamiento, pero convocará al POR a prestar su incondicional apoyo a la guerrilla que combatía en Ñancahuazú y cuando se produce el asesinato del Che, debilitado por la traición del PC stalinista que lo aisla de todo contacto externo, el POR seguirá buscando reestructurar la insurgencia que continuará con Inti Peredo.

A pesar de su edad y los problemas de salud, Gonzáles Moscoso siguió activo y pendiente del que hacer del gobierno de Evo Morales llamando a sus partidarios a profundizar y radicalizar este proceso hasta lograr la victoria socialista. Esa es la convicción que lo mantuvo joven toda la vida, hasta que, al despedirse a los 88 años, sigue siendo mas joven que quienes lo continuarán.

¡GLORIA ETERNA A DANIEL BENSAÏD Y HUGO GONZÁLES MOSCOSO, MILITANTES SOCIALISTAS!
¡VIVA LA REVOLUCIÓN SOCIALISTA MUNDIAL!


No specific license (default rights)